Millones de árboles están muriendo y expertos de UC ANR investigan posibles consecuencias

En California en las cordilleras montañosas de la Sierra Nevada hay árboles gigantes, hermosos como los pinos, robles, alisos, y secuoyas, pero millones de árboles están muriendo como resultado de la falta de agua. 

“Lo que pasa es que en los bosques tenemos los árboles que están bien contentos porque están en su lugar pero durante los años de sequía se debilitaron y no han podido defenderse,” indica, David Haviland, experto de la División de Agricultura y Recursos Naturales de la Universidad de California, UC ANR. 

Los árboles son esenciales para la vida porque limpian el medio ambiente, absorben el dióxido de carbono, liberan oxígeno, filtran el agua dulce, evitan la erosión de la tierra y son un refugio para la relajación. Pero durante la sequía registrada de 2012 al 2016, la más larga y severa de la historia moderna, murieron 102 millones de árboles en la Sierra Nevada debido a la falta de agua y a las plagas. Tan solo en el 2016 perecieron 68 millones. 

“Durante los años de sequía que tuvimos, los árboles se debilitaron y no han podido defenderse de forma normal y eso los ha hecho susceptibles a los ataques por escarabajos que se comen la corteza de los árboles. Los escarabajos van al árbol, ponen su huevo, nace una larva que se come la madera y con el tiempo llegan a ser docenas de escarabajos, entonces, el árbol muere y se convierte en hospedero,” sostiene Haviland,en manejo de plagas.

La muerte masiva de árboles se registra en diferentes zonas del estado, pero especialmente en el sur de la cordillera de la Sierra Nevada y la costa central, y lo peor, se teme la situación continúe como resultado de los cambios ambientales tales como son menos lluvia, menos nieve en las montañas, días más calurosos, sequías más severas y prolongadas.

Entre los árboles más afectados se encuentran los secuoyas y pinos como el pino Ponderosa, pino Jeffrey y el pino Piñonero. Pero otros tipos de árboles también están muriendo en otras áreas del estado.  De hecho, la muerte masiva de árboles no es un problema único de California, ocurre además en Arizona, Colorado, Utah, Nuevo México, Oregón y Canadá.

Haviland explica que mientras un árbol se mantiene saludable tiene defensas para repeler plagas mediante secreciones químicas como la savia que usa como protección. Sin embargo; cuando el sistema vascular del árbol se debilita, no genera esas defensas. Peor aún, muchos árboles débiles favorecen la proliferación de plagas como los escarabajos porque se convierten en hospederos, es decir en el alojamiento perfecto para que la plaga crezca y se reproduzca junto con su agente infeccioso que aniquila al árbol.

© 2018 El Sol del Valle Imperial