Detienen a más de 100 indocumentados en hoteles y
casas de seguridad en Texas

3cfb857ddf25512554f019892eb468775948b843.jpg

Fotografía cedida hoy martes por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) donde se muestra algunos de los 100 indocumentados descubiertos en varias casas de seguridad y hoteles en un lapso de cinco días en Laredo, en el estado de Texas. EFE/CBP

Los Ángeles, 13 jul (EFE News).-

 

Agentes migratorios y de policía descubrieron a más de 100 indocumentados en varias casas de seguridad y hoteles en un lapso de cinco días en Laredo, en el estado de Texas, informó este martes la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

El primer incidente ocurrió en la tarde del 8 de julio cuando agentes fronterizos recibieron información sobre numerosos indocumentados alojados en un hotel. Los agentes detuvieron a 25 personas procedentes de República Dominicana, Guatemala y México, indicó CBP en un boletín.

La primera casa de seguridad fue descubierta en la tarde del 9 de julio por agentes fronterizos junto con el Departamento de Policía de Laredo (LPD) y el Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS). Cuarenta indocumentados de Guatemala, México y Honduras, incluyendo a dos menores no acompañados, fueron detenidos.

Al día siguiente, agentes fronterizos y de la Oficina del Alguacil del Condado de Webb respondieron a un reporte de actividad sospechosa en otro hotel, donde fueron detenidos 13 indocumentados de México, El Salvador y Honduras, entre ellos un niño no acompañado.

En la mañana del 11 de julio, el DPS solicitó asistencia a la agencia federal en un tercer hotel donde estaban alojados seis indocumentados de México y El Salvador, que fueron tomados en custodia.

La última casa de seguridad fue descubierta cuando el LPD solicitó ayuda de agentes fronterizos en la mañana del 12 de julio. Casi 30 indocumentados de México, incluyendo a dos menores, fueron detenidos.

La CBP indicó que los detenidos en los hoteles y casas de seguridad, donde los contrabandistas esconden a los indocumentados antes de llevarlos al interior del país, fueron revisados médicamente.

“Las casas de seguridad siguen siendo una amenaza para la seguridad nacional y los ciudadanos de nuestra nación. El uso de casas de seguridad por parte de organizaciones criminales también constituye un peligro para las personas a las que explotan, que son ocultadas en sitios ruinosos y atestados”, puntualizó la CBP.