El incendio del lago Tahoe en California sigue creciendo
y ya llega a Nevada

3b5dffd9a65b2685629a79545e11bc9add3831f1.jpg

Vista de pesadas columnas de humo provenientes del incendio que está sobre el Bosque Nacional Plumas en California, EE. UU., 21 de julio de 2021. EFE/EPA/JOHN G. MABANGLO

cd692be08ece359b18cfde3fdea04e3a02492364.jpg

Columnas de humo rojo brillante se elevan desde el incendio que está sobre el Bosque Nacional Plumas en California, EEUU, 21 de julio de 2021. EFE/EPA/JOHN G. MABANGLO

2ec3540eb9f2e8ee7c84bd1382dfd9fb7fd68c49.jpg

Un helicóptero CalFire vuela sobre el incendio que está quemando los bosques de los condados de Plumas y Butte en California, EE. UU., 21 de julio de 2021. EFE/EPA/JOHN G. MABANGLO

San Francisco, 22 jul (EFE News).- El incendio cerca del popular lago Tahoe, uno de los mayores de las decenas que se desarrollan en California, se vio impulsado a lo largo de la madrugada del jueves por los fuertes vientos que soplan en la zona y cruzó la frontera hasta alcanzar al vecino estado de Nevada.

El fuego de "Tamarack", como ha sido bautizado, ha obligado a evacuar a miles de personas de una zona con gran presencia turística y lleva calcinadas más de 20.000 hectáreas desde que fue causado por el impacto de un rayo el pasado 4 de julio, según informó el Servicio Forestal de Estados Unidos.

Se trata del primer incendio de la temporada en cruzar la frontera entre California y Nevada, una división natural formada por la cordillera Sierra Nevada, principal fuente de agua para ambos estados pero que este año se encuentra en una situación de sequedad extrema tras un invierno con mucha menos precipitación que lo habitual.

Las llamas han obligado a cortar tramos de la autopista 395 en Nevada, una de las más transitadas del estado y que conecta las ciudades de Reno y Carson City con California.

Pese a que más de 1.200 bomberos trabajan en el incendio, los servicios de emergencias sólo han logrado contener el fuego en un 4 % y no prevén tenerlo completamente bajo control hasta finales de agosto.

En paralelo al del lago Tahoe hay otros grandes incendios en California y el resto del oeste de Estados Unidos, que está viviendo un verano de calor extremo, lo que, unido a la sequía, ha hecho que la temporada de incendios se adelante varios meses.

En el estado de Oregón, al norte de California, el fuego bautizado "Bootleg" lleva ya más de 161.000 hectáreas calcinadas desde que fue declarado a principios de julio, ha destruido 117 construcciones humanas y tiene luchando contra las llamas a más de 2.300 bomberos.

Este incendio, el más grande de todos los actualmente activos en EE.UU., es tan grande que a principios de esta semana las autoridades explicaron que ya genera incluso sus propias condiciones climáticas, lo que dificulta el trabajo de los bomberos.

El fuego afecta a una zona montañosa y de vegetación en el Bosque Nacional de Fremont-Winema y los bomberos no prevén tenerlo del todo contenido hasta principios de octubre.

Además de los de "Tamarack" y "Bootleg", otro de los incendios que más preocupan en estos momentos a los servicios de emergencias es el de "Dixie", que se desarrolla en California cerca de la localidad de Paradise y que se sospecha fue causado por un fallo en una línea eléctrica, aunque la investigación sigue abierta.

Este incendio, que lleva 40.400 hectáreas quemadas y sólo se ha podido contener en un 17 %, trae los peores recuerdos a los vecinos de Paradise, ciudad que fue arrasada en 2018 por el incendio más mortífero de la historia de California, en el que murieron 85 personas.