Inmigrantes no son reacios a denunciar
crímenes a la policía, según estudio

Fotografía de archivo en la que se observan dos patrulas de Policía estacionadas frente al Broward Health Medical Center, en Fort Lauderdale, en el sur de Florida (EE.UU.). EFE/GIORGIO VIERA

Washington, 14 oct (EFE).-

 

Los inmigrantes no son reacios a denunciar crímenes a la policía como afirman quienes defienden las "ciudades santuarios", según un informe divulgado este jueves por el Centro para Estudios de la Inmigración (CIS, en inglés).

"Los datos del Departamento de Justicia muestran que la denuncia de crímenes por parte de los inmigrantes no es menor que la de otros grupos", afirmó en una teleconferencia Jessica Vaughan, directora de estudios en CIS y coautora del informe.

"En lugar de interrumpir la cooperación con las autoridades de inmigración por esa preocupación, los gobiernos locales y quienes abogan por los inmigrantes deberían difundir el mensaje de que las víctimas de crímenes no son objeto de aplicación de las leyes de inmigración", añadió Vaughan.

 

Quienes promueven los "santuarios" -jurisdicciones como ciudades o condados donde la policía local no coopera en materia de inmigración, de competencia exclusiva de las autoridades federales- argumentan que si los inmigrantes indocumentados temen a las autoridades locales serán reacios a denunciar crímenes.

"Esto tiene consecuencias reales para las políticas", afirmó en una teleconferencia Mark Krikorian, director del CIS, un grupo que aboga por la restricción de la inmigración.

"La idea de que los inmigrantes tienen miedo de denunciar los crímenes, porque sean indocumentados o tengan familiares indocumentados, es el fundamento de los santuarios", señaló Krikorian.

El informe de CIS sustenta sus conclusiones en los datos de la Encuesta Nacional de Víctimas de Crímenes, del Departamento de Justicia, entre 2017 y 2019.

Los autores usaron para su estudio cinco categorías: personas nacidas en EE.UU.; todos los inmigrantes (ciudadanos y no ciudadanos); inmigrantes hispanos (ciudadanos y no ciudadanos), todos los no ciudadanos e hispanos no ciudadanos.

Según la Oficina del Censo, en 2019 había en EE.UU. unos 45 millones de personas nacidas en otros países de los cuales en su mayoría son inmigrantes legales, aunque no todos han adoptado la ciudadanía estadounidense.

El contingente de inmigrantes indocumentados -que son los que, según sus defensores, pueden temer a las autoridades de inmigración- se calcula entre 10 millones y 12 millones de personas.

"El 60 % de todos los crímenes graves contra todos los inmigrantes se denunció a la policía, comparado con el 53 % de todos los crímenes graves contra los estadounidenses de nacimiento, una diferencia estadísticamente significativa", afirmó CIS.

Asimismo, el 57 % de los crímenes graves contra los inmigrantes que no son ciudadanos y contra hispanos que no son ciudadanos se denunció a la policía "lo cual es, estadísticamente, igual al 53 % para los estadounidenses de nacimiento".

De los crímenes graves contra mujeres inmigrantes el 65 % se denunció a la policía, al igual que el 67 % de esos crímenes contra las mujeres que no son ciudadanas, lo cual se compara con el 48 % de los crímenes contra mujeres nacidas en Estados Unidos, según el informe.